Traductores Confiables

Durante la selección y evaluación de los recursos, se le provee a cada traductor candidato una compleja prueba en una o varias de las siguientes áreas:

agricultura, arquitectura, industria automotriz, negocios (general), química, economía, educación, energía, medio ambiente, finanzas, recursos humanos, informática, leyes, literatura, medicina, farmacia, política o deportes.

Cada prueba se envía a corregir a un lingüista experto y el resultado es un aprobado o desaprobado. Aquellos que aprueban la evaluación y son contratados, quedan clasificados dentro de nuestro sistema interno de gestión de recursos según su área de especialización. Esto permite que se lo identifique fácilmente para un proyecto en particular. Este sistema de gestión nos permite monitorear su desempeño en todos los proyectos y áreas temáticas.

En otras palabras, seleccionaremos para su proyecto los recursos disponibles con los puntajes más altos en otros proyectos de características similares al suyo.

Para asegurarnos de que la producción de nuestro equipo en conjunto nunca se desvíe de los estándares de la norma ISO prometidos a los clientes, seleccionamos al azar un diez por ciento de nuestras entregas para someterlas a un exhaustivo análisis y evaluación mediante la prueba LISA, referente de calidad reconocido y aprobado en la industria de las traducciones.

Los Traductores de Trusted Translations

Los recursos de Trusted Translations son estrictamente seleccionados y monitoreados de cerca en todos los proyectos. Esto ocurre desde el comienzo y continúa mientras son miembros activos de nuestro equipo de traducción.

Todos los traductores deben aprobar una evaluación sobre su área de especialización, que se envía sólo con cita previa. Esta evaluación es posteriormente revisada por nuestros editores sénior del par de idiomas y la industria correspondientes.

Si aprueban la evaluación, se incorporan a nuestro selecto grupo de traductores. Sin embargo, el monitoreo no termina aquí. La meta de nuestro proceso de traducción de tres pasos consiste en asegurar la calidad a lo largo de todo el proyecto. Los editores revisan el trabajo de los traductores. Los revisores revisan el trabajo de los editores, y los gerentes de proyecto controlan el trabajo de los revisores. La revisión supone la tarea de calificar el desempeño de 1 a 5, tomando 5 como excelente. La calificación es objetiva, ya que la identidad de la persona permanece oculta. Los puntajes se promedian con los obtenidos en proyectos anteriores y este promedio sirve de herramienta para el gerente de proyecto al momento de asignar una nueva tarea.

Además, cada traductor recibe un archivo con control de cambios de todas las correcciones hechas a su trabajo para permitirle mejorar su desempeño con sólo ver esta información objetiva.

Además del sistema de puntajes, realizamos revisiones de aseguramiento de calidad al azar sobre el diez por ciento de nuestros proyectos. El aseguramiento de calidad se ejecuta por medio de una prueba estándar de la industria: la LISA. Este método permite la revisión objetiva de un proyecto, arrojando un resultado que es tanto cualitativo como cuantitativo. La prueba LISA es también un medio para clarificar los comentarios negativos de un cliente. Si un cliente reclama algo por un proyecto en particular y nos envía una versión de lo que esperaba recibir con control de cambios, es posible revisar cada una de las sugerencias y afirmar con cuáles de ellas concordamos, con cuáles no o si se trata de una cuestión de preferencia.